Cristina Guadalupe

Profesora de Enseñanza Primaria

Un delicado equilibrio

Deja un comentario

Pensar la escuela

Transitamos tiempos a donde todo parece vivirse dentro de extremos. Para quienes tenemos la responsabilidad de educar, resulta muy difícil movernos entre situaciones que no logramos comprender. Algunos optan sencillamente por callar para evitar el conflicto o tener que comprometer una posición. Otros nos sentimos incómodos porque no estamos en un extremo ni en otro, pero también porque estamos convencidos de que esas posiciones no permiten educar el sentido crítico.

Voy a poner el problema que hoy veo en ejemplos. Como docente, siempre tomé la decisión de enseñar diversos enfoques acerca de un mismo contenido, alentando a mis alumnos a tomar posiciones fundamentadas para elegir cualquiera de ellos. En este camino, se trata de declarar la posición propia como opinión sin que ello implique presentar “verdades absolutas”, aunque sí argumentos y aportar experiencia. Afortunadamente, mis estudiantes toman posiciones que no coinciden del todo con la mía generando interesantísimos debates y…

Ver la entrada original 861 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s