Cristina Guadalupe

Profesora de Enseñanza Primaria


Deja un comentario

Nokia Controls 90% Of The Windows Phone Market, As Its Lumia 520 Continues To Impress

Add your thoughts here… (optional)

Anuncios


Deja un comentario >

Reflexiones sobre la Educación en tiempos de crisis

 

10 valores fundamentales para educar en el siglo XXI

 
No podéis preparar a vuestros alumnos para que construyan mañana el mundo de sus sueños, si vosotros ya no creéis en esos sueños; no podéis prepararlos para la vida, si no creéis en ella; no podríais mostrar el camino, si os habéis sentado, cansados y desalentados en la encrucijada de los caminos.” (Celestín Freinet)

 
Cualquier proceso de enseñanza/aprendizaje transmite algún contenido, pero inevitablemente también algún valor. Aún cuando la educación se entienda como mera instrucción, se transmiten valores. Paradógicamente, el mismo hecho de intentar educar de forma neutra, sin transmitir valores, es una forma de transmitirlos.

La agonía de la escuela “sin valores” es cada vez más evidente. Se ha acentuado en los últimos años por la incorporación en las aulas de la enseñanza por competencias. La educación competencial supera el concepto de instrucción incorporando también la formación del carácter: “Toda educación es para la acción y esta acción debe ser creadora.” (José Antonio Marina)

La escuela, inevitablemente, siempre ha estado alejada de la “realidad” de los alumnos, pero en la actualidad la brecha se ha convertido en un abismo. Y eso es algo que nuestra sociedad no puede permitirse. En realidad, podemos afirmar que los niños y las niñas más escolarizados de la historia son también los más desamparados, pues están integrados en una escuela severa, exigente, hostil (Francesco Tonucci) sin entender lo que reciben a cambio, si es que en realidad están recibiendo algo que les resulte significativo. Un adulto trabaja ocho horas al día a cambio de un salario, los alumnos también trabajan durante muchas horas y casi siempre perciben que no reciben nada a cambio.

Por ese motivo muchos alumnos abandonan la escuela y lo hacen como un fracaso, como si hubieran sido derrotados. Esto los pone en una situación de desamparo difícil de asumir. Según datos de la Unesco: 31 millones de niños abandonaron la escuela en el mundo durante el año 2011. ¡El dato es demoledor!

He tratado en otras ocasiones cómo debe cambiar la escuela para acercarse a los alumnos. Hoy quiero tratar los 10 valores (aunque puede haber muchos más) que, en mi opinión, son esenciales en la educación del siglo XXI:

1.    Flexibilidad: Perder el miedo a los cambios, adaptarse a ellos. Es un valor imprescindible para las personas en esta sociedad en las que los cambios se han acelerado exponencialmente. Implica también que la educación debe ser continua, se aprende durante toda la vida. “Nada es permanente a excepción del cambio.” Heráclito

2.    Curiosidad: Tiene que ver con el espíritu investigador, con las ganas de conocer lo que nos rodea. Es el motor del aprendizaje. “El aburrimiento se cura con curiosidad. La curiosidad no se cura con nada.” Dorothy Parker

3.    Autonomía: Ser capaz de hacer ciertas cosas por uno mismo, sin depender de nadie. También tiene que ver con tener ideas propias. “La gente suele decir que tal o cual persona no se ha encontrado todavía a sí mismo. Pero la autonomía no es algo que uno encuentra, es algo que uno crea.” Thomas Szasz

4.    Emprendimiento: Muy relacionada con la autonomía, es la capacidad de actuar responsablemente sabiendo lo que se hace (proyecto) y prever las consecuencias. “Emprender, una forma de ser, una forma de hacer, una forma de vivir… una forma de enseñar.” Maria Batet (@mariabatetr)

5.    Creatividad: Dar soluciones distintas a situaciones comunes o buscar respuestas a nuevas situaciones. Significa buscar nuevos caminos, cambiar la mirada, la perspectiva… “La creatividad se aprende igual que se aprende a leer.” Sin Ken Robinson

6.    Tolerancia: Es la base para la vida en sociedad. Es tener respeto por las personas con las que convivimos aunque puedan tener diferente cultura, religión, opiniones políticas… “Todos estamos llenos de debilidades y errores; perdonémonos recíprocamente nuestras tonterías: es ésta la primera ley de la Naturaleza.” Voltaire

7.    Cooperación: Colaborar con los demás, compartir ideas, opiniones… nos hace mejores, da mejores resultados. La cooperación tiene más sentido cuando siendo autónomos elegimos compartir. “Yo hago lo que usted no puede, y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas.” Madre Teresa de Calcuta

8.    Responsabilidad: Ser conscientes de que lo que hacemos o lo que dejamos de hacer puede tener sobre los demás o sobre uno mismo ciertas consecuencias. “La libertad significa responsabilidad. Es por eso que la mayoría de los hombres la ignoran.” George Bernard Shaw

9.    Transparencia: Ser honesto con uno mismo y con los demás. Es un valor fundamental para trabajar en equipo. “Lo que las leyes no prohiben, puede prohibirlo la honestidad.” Lucio Anneo Séneca
 
10.Entusiasmo: Es lo que nos impulsa a actuar, a llevar a cabo cualquier proyecto. “No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria; trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura.” Rubén Dario


Deja un comentario >

 
Habilidades TIC en estudiantes
 

 

Matriz de Habilitades TIC para el aprendizaje 2013   

 

Documento Matriz de Habilidades TIC para el Aprendizaje
Descargar documento

 

Las Habilidades TIC para el Aprendizaje son “la capacidad de resolver problemas de información, comunicación y conocimiento, así como dilemas legales, sociales y éticos en ambiente digital”.

Para integrar las TIC en la educación y desarrollar competencias en los diferentes actores del sistema escolar, Enlaces ha impulsado diferentes iniciativas orientadas al desarrollo y medición de habilidades TIC en estudiantes. Destacan la definición de un mapa de progreso de habilidades TIC funcionales para estudiantes (conocido como mapa K-12) el año 2006; y la Matriz de Habilidades TIC para estudiantes del siglo XXI, el año 2008. Ambos utilizados para el desarrollo de SIMCE TIC, que se aplicará por segunda vez a nivel nacional en octubre de 2013. La Matriz de 2008 fue sometida a un proceso de actualización y validación para llegar a las 20 habilidades de la Matriz 2013.

 


Deja un comentario >

 

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL, CLAVE PARA MEJORAR EN EDUCACIÓN

Imagen de la clausura del VII Encuentro Internacional de Educación (EducaRed).

Imagen de la clausura del VII Encuentro Internacional de Educación (EducaRed).larazon.es
 

14 de noviembre de 2013. 13:49hLas nuevas tecnologías en clase, la inclusión en las aulas, la educación a distancia y la inteligencia emocional en la escuela fueron los principales asuntos que centraron la clausura del VII Encuentro Internacional de Educación (EducaRed). Organizado por la Fundación Telefónica en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid, el evento se cerró ayer tras dos días de intensos debates, mesas redondas y ponencias con el Auditorio Distrito Telefónica de Madrid como escenario. Así, destacadas personalidades del mundo educativo han aportado su visión y sugerencias ante un reto que se mantiene abierto: los desafíos de la educación en el siglo XXI.
Abrieron la jornada Rafael Bisquerra, catedrático de Orientación Psicopedagógica de la Universidad de Barcelona, y Esther García, especialista en educación e inteligencia emocional. Dos expertos que defendieron el papel que desempeñan las emociones en el proceso educativo. «Si queremos motivar a los alumnos, hemos de introducir de alguna forma la emoción. Uno de los problemas a los que buscamos solución es el aburrimiento en las aulas», aseguró Bisquerra. Así, el catedrático propone «formar a personas emocionalmente sanas a través de competencias emocionales, lo que requiere una educación planificada, sistemática y con una formación mínima del profesorado». En este sentido, el desarrollo de las emociones estéticas (como la música y la lectura) resulta imprescindible.
De la misma opinión es Esther García, que dirige un posgrado en inteligencia emocional. «Se ha probado su impacto en los estudiantes: mantienen mejores relaciones interpersonales, mejoran su rendimiento y viven con menos ansiedad y estrés. En los profesores, se ha visto cómo sus relaciones interpersonales mejoran y disfrutan más de su trabajo», explicó.
Posteriormente, Alberto J. Cañas, cofundador y director asociado del Institute for Human and Machine Cognition (IHMC) de Florida, y Juan Domingo Farnós, investigador, comunicador y divulgador de Learning and Technologies, repasaron el impacto que tendrán las nuevas tecnologías en el aula. «Existen una gran cantidad de nuevos parámetros que podemos crear y en los que la tecnología nos ayudará», estimó Cañas. Eso sí, «hay que cambiar el modelo para aprovechar la tecnología, no utilizar la tecnología para cambiar el modelo».
Respecto a las nuevas tecnologías, Farnós consideró que «a veces construimos el puente y, después, buscamos el río. Eso es lo que hacemos con la educación en España». No en vano, antes hay otros problemas más profundos que resolver, como el concepto de evaluación: «No sabemos lo que es, ni que metodología usar. Cuando no hablemos de evaluación ni educación, la sociedad estará más integrada, será más exitosa y talentosa». De ahí que no sea muy optimista con la nueva ley de Educación que prepara el Gobierno y que propone «más evaluación y más reválidas». Al hilo de este debate, Jesús Fernández, responsable del Centro Regional de Formación del Profesorado de Castilla-La Mancha, explicó como su institución ha conseguido «digitalizar» a 21.000 docentes en la comunidad.
 

LOS CURSOS ONLINE, A EXAMEN

Jordi Adell, profesor del Departamento de Educación de la Universitat Jaume I de Castellón, repasó el impacto de los MOOC (cursos masivos online abiertos) en nuestra sociedad. Y también alertó de sus peligros. «Muchos dijeron que supondrían el fin de cientos de años de tradición universitaria, y que en todo el mundo sólo haría falta una decena de universidades», dijo, si bien, con el tiempo «ha decaído el entusiasmo». En su opinión, el problema de los MOOC es que no personalizan la educación. Así, las empresas que promueven este curso priorizan «el aprendizaje adaptativo por encima del personalizado: cada estudiante es guiado en cada momento en función de su rendimiento. Eliminan la pedagogía y se limitan a patrones de aprendizaje».
¿Cómo se puede promover la inclusión social en las aulas? Esta es la pregunta a la que se enfrentó Ramón Flecha, investigador y catedrático de Sociología de la Universidad de Barcelona. Flecha se centró en su experiencia en el colegio La Paz de Albacete. En 2006, el profesorado se negaba a entrar en el centro si no estaba acompañado de la Policía; además, el absentismo escolar alcanzaba el 50%. Hoy, es un centro modelo que ha pasado de contar con 90 alumnos a 200. ¿El secreto? El aprendizaje interactivo. «De todas las formas de organización en las aulas, es la que da mejores resultados», explico. «Los alumnos están mezclados en diferentes niveles y una persona adulta se encarga de cada grupo. No enseñan: dinamizan el aprendizaje, de igual a igual. Da los mejores resultados en todas las materias y en valores. No se excluye a nadie», añadió. Por ello, el catedrático avisó de que los sistemas educativos tienen que servirse de «evidencias» comprobadas empíricamente, «no de ocurrencias».
Para finalizar el encuentro, Aníbal de la Torre, coordinador TIC en el IES Antonio Gala de Palma del Río; Fátima Sánchez, directora del área de Educación y de Proyectos de la Fundación Botín, y Rafael Bisquerra analizaron las competencias necesarias para el éxito educativo en el siglo XXI. «No sabemos lo que pasará, pero sí lo que ocurre en el presente. En manos de los docentes, los niños ya pueden desarrollar muchísimas capacidades», afirmó Sánchez, cuya fundación promovió el Máster en Educación Emocional de la Universidad de Cantabria. Los resultados de sus estudios son esperanzadores: en tres años, la comprensión emocional del alumnado aumentó un 6% y su ansiedad se redujo un 13%.
Para De la Torre, el problema de las competencias educativas no se puede reducir a «poner una hora más de Matemáticas». «No creo que sea una cuestión de eliminar contenidos, sino de analizar el papel que juegan dichos contenidos», añadió. Pero antes, es necesario eliminar las trabas burocráticas a las que se enfrentan los docentes: «Contamos con 28 indicadores de competencia, que tenemos que cruzar con los criterios de evaluación de las distintas materias… Faltan buenas prácticas que nos permitan resolver las papeletas del día a día», aclaró.